Y finalmente ¡el mar! Nuestra chiva aún no se ha detenido por completo cuando todos ya se están bajando. El grupo corre por la playa hacia el agua y todos van deshaciéndose en la carrera de camisas, pantalones, zapatos, sombreros, gafas, mochilas. ¡El viejo truco de llevar el vestido de baño por debajo! Del grupo solo se escucha un “graaaaaacias señooooooor conductoooooor” en coro, que se va haciendo más débil a medida que corren hacia el mar.  sem5-1Nichi es el primero en clavarse entre las olas y sale con los ojos rojos, porque no los cerró. Luego llegan todos los otros: parece una estampida. Solo se ve agua salpicando y a nuestros amigos emergiendo debajo de las olas. Ha sido un viaje duro y todos se merecen el chapuzón. Miguel Ángel aprovecha para restregarse bien y limpiarse los restos de… “¡hay un pedazo de piña en el agua!”, grita alguno, y todos nadan lejos del pobre Miguel Ángel.

El resto de la tarde el grupo lo pasa en el mar. Hacen concurso de dedos arrugados y lo gana el Nichi, quen está arrugado por completo y parece una uva pasa. También hay campeonato de natación estilo “perrito”, pirámide acuática, guerra de bolas de arena en la playa.

sem5-2Boro se queda dormido y los demás lo entierran hasta el cuello. Cuando comienza el atardecer, todos están exhaustos y hambrientos, pero felices. Recogen todas sus cosas que habían quedado por ahí tiradas, se sientan en círculo, y mientras se visten de nuevo y cuentan todo lo que han hecho, le preguntan al Nichi, en coro:

– ¿Dónde queda el hotel?

El Nichi de repente se queda quieto. Se pone pálido y le comienza una risa nerviosa. Todos lo miran asustados. Finalmente para de reírse y poniendo cara de confusión les dice:

– ¿Cuál hotel?

Comentarios